Hace tiempo, un niño aprendía poco a poco nuevas palabras, tales como “computadora”, “robot”, “tecnología”, “ciencia”, etc., y un mundo que comenzaba a cambiar y ser diferente, se volvió interesante para él; cada vez que existía oportunidad, en aquel entonces, él aprovechaba para ver en “televisión” y leer lo que tenia alcance que se relacionara con los tópicos anteriores.

El tiempo no se detiene, el niño creció poco a poco conforme el tiempo avanzaba, en una ocasión, su papá le mostró una computadora “commodore”, era la primera vez que él veía y tenía una frente a sus ojos, la computadora ejecutaba un programa de una cascada, como se dibujaba en la pantalla cada figura y se rellenaba de color cada objeto, y al final, el movimiento, así es, la cascada se animaba y tenía un sonido como una cascada real, todo eso era posible a cada linea de código, era realmente interesante.

En la escuela, él no era un bicho raro como en las películas o series de televisión, solo no era social y seguía con su pasatiempo, aprender mas sobre lo que le gustaba, conoció una “i386”, con esos colores típicos monocromáticos, una experiencia diferente a la anterior, mas llamativa, ya era posible realizar mas cosas y mas rápido, lo cual comenzaba agrandar ese mundo en proporciones gigantescas.

Una ocasión le mostró, que en todo mundo que evoluciona, es inevitable, que la evolución no trate de balancearse, creando nuevas entidades en ese ecosistema en crecimiento, así es como él aprendió y estudio sobre estas nuevas entidades, “virus”, “gusanos”, “troyanos”, “malware”, etc., como su propósito, puede beneficiar y dañar al mismo tiempo, mas material para él que estudiar.

Comenzó haciendo trabajos pequeños, arreglando, solucionando, problemas que los equipos que estaban alrededor de él manifestaban, y removiendo entidades que dañaban los equipos, así fue como en la escuela, algunos maestros y compañeros lo notaban, no siendo alguien muy común.

En ese entonces, cuando él creyó que el ecosistema seguía con un comportamiento normal, de nuevo, ese mundo volvió a evolucionar, aprendiendo una segunda lección, el sistema no descansa nunca, “internet”, es ver de repente, que lo él aprendió todo este tiempo, es solo un grano de arena en una inmensa playa, la sensación es excitante y al mismo tiempo tenebrosa.

Él agrego nuevos pasatiempos a su lista, “programación”, “paginas web”, “seguridad”, “protocolos”, “manuales”, etc., y aprendió otra lección, para seguir en este nuevo mundo, tendría que adaptarse todo el tiempo, sin dejar de aprender e interesarse por lo que le gusta, de lo contrario dejaría de fascinarse y entender lo que sucedía a su alrededor.

En la universidad, uno de sus amigos, le dio a conocer una nueva entidad, la cual creció en el ecosistema, un pequeño “pingüino”, le llamo la atención y le agrado como este “pingüino” mostraba una libertad y como otros lo alimentaban de una forma sin igual, ese punto estoy seguro que se bifurco la historia para él, creando un mundo paralelo al actual, y que la libertad sin igual de este personaje marco ese cambio.

Con la llegada de este nuevo personaje en su vida, muchas cosas comenzaron a cambiar poco a poco, otras comenzaron a tener sentido, aprendió el funcionamiento y mecanismos que mueven ese mundo, era inevitable que nuevas habilidades y una visión diferente formaran parte de él.

Uno de los cambios que él noto, fue que gustaba mas en participar en eventos escolares, donde podía enseñarle a los demás, lo que aprendía y experimentaba con este pequeño “pingüino”, por otra parte no a todos les agradaba oír.

Con la participación de este nuevo personaje, él monto su primer servidor “casero”, haciendo experimentos mas complejos, y cosas que creía que no podría hacer, tal vez, este punto caiga en la ambigüedad de lo que es bueno y malo, ya que producto de los acontecimientos que le siguieron y los conocimientos que aprendía de su nuevo amigo, comenzó él a ver que la escuela no lo nutria mas, por lo que dejo la escuela.

El tiempo ha pasado, el niño ya era un joven y pasaba a convertirse en adulto.

Al día de hoy, él sigue aprendiendo, además del conocimiento que adquiere del pequeño “pingüino” llamado “tux” y el “software libre”, en cuestión laboral, puedo comentar, que trabaja en lo que le gusta, ofreciendo soluciones a quien lo necesite y cuando quien lo contrata, le permite usar su imaginación y mejorar las cosas, él les ofrece soluciones libres para tener costos menores, mejores servidores y sistemas, así como en su vida personal sigue ocupando “software libre”.